2004_VIDEO BOOMERANG

1

 

https://vimeo.com/46044413 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22El hombre actual y su relación con el mundo, un mundo en el que cada vez se desdibuja más el limite entre lo natural y lo artificial, un mundo en el que establecemos practicas simultaneas con los átomos y los bytes, con lo análogo y lo digital, con la tecnología y lo orgánico.

En “Video Boomerang”, la acción plástica se orienta como sacrificio y resistencia, frente a un muro en el que impacta una roca de mármol lanzada por un hombre, esta piedra, se talla con herramientas comprendidas en el tiempo espacio, una acción violenta que habla simbólicamente del fracaso de la labor humana en búsqueda de la construcción de “progreso”. Aún implicando el cuerpo en una suerte de performance, esta acción es registrada por una cámara de video y luego editada para exaltar ahora sí, el acto de edición como un hecho preformativo, aún editando con un instrumento digital, el registro de la acción que implicó paisaje, cuerpo, labor humana, volumen, peso, fuerza y materia, no podemos desprenderlo del léxico y lenguaje de la escultura, este acto físico y concreto se encuentra del otro lado del espejo, atrapado en el instrumento digital del otro lado de la interfaz, donde es posible que materia sea otra cosa, que sucede y transcurre en un espacio y tiempo distinto, sin color, más lento, ingrávido, etc. pero que son espacio y tiempo al fin y al cabo.

Es evidente que mi proceso creativo se cimentó en la tradición de la escultura y que aún mi relación con este origen es tácita, tallar una piedra apelando al tiempo como herramienta no es más que el acto simple de detenerme a contemplar el gesto y no lo que resulta de este, es tallar en su instancia sustancial y primitiva, es la potencia y la energía la que protagonizan el hecho escultórico.

Confío entonces en que lo plástico es una constelación de tres conceptos, lo indefinido, el movimiento y lo definido, interesándome por el movimiento como fin y no por lo definido, llevar una forma de un estado a otro es posible a través del movimiento, del impulso creador, es esto lo que me interesa en su estado puro, ver la escultura como dinámica de relación entre el hombre y la materia, entre el hombre y los medios, entre el hombre y las ideas.

He desplazado mi interés, del objeto que resultó de la acción en mis comienzos,  he retornado a la acción, no se trata sin embargo de una acción autónoma y desprendida del objeto, por el contrario, es una acción que solo existe y se exalta porque afecta a lo indefinido y lo define, entre estas dos instancias hay un evento humano relevante, la vitalidad necesaria para producir arte, la vitalidad que se manifiesta en el movimiento.

En Video Boomerang el suceso histórico es importante, un hombre se detiene frente a un muro de contención, para lanzar repetidas veces, casi hasta la infinitud una roca de mármol y hacer que esta impacte contra el muro, este muro como una fortaleza, soporta el peso de un asentamiento humano marginal, un territorio invadido por familias que hace más de 40 años se ubicaron en esta zona de la ciudad de Bogotá para construir sus viviendas, una población sin ley, ilegal, marginal y clandestina se alza cercana al centro de la ciudad, frente a las edificaciones más altas e iconográficas de Colombia, el muro es tal vez una de las obras de ingeniería más grandes de la ciudad, se alza como la pared de una pirámide egipcia, o por su oblicuidad se confunde con la pared interna de un canal de aguas contaminadas. El hombre lanza un trozo de mármol, para tallarlo, (escultura clásica, en América: tradición republicana, francesa e inglesa, siglo XIX), el fragmento de mármol se estrella contra la pared y confunde el impacto severo pero arcaico, primitivo y supuestamente deliberado con una agresión directa al muro que en su si mismo político no es un muro sino un límite, una barricada, una manera de camuflaje social o un soporte sólido y bruto que oculta o silencia la irresponsabilidad del estado. El hombre termina de lanzar la piedra, se da la vuelta hacia la cámara y hace un gesto con la mano que indica el fin de la acción, decido que este gesto que no está pensado para el video final, se incorpore y no se corte del material de registro original, este gesto es sin duda reinterpretado en el proceso de edición y comprendido como una mano que se alza y toca una membrana, la pantalla de proyección desde adentro, el hombre toca desde el otro lado del espejo la membrana que separa nuestro mundo físico del simbólico que fue habitado por él en una dimensión blanda.

El antecedente más directo a “Video Boomerang” es el “Proyecto Boomerang del mismo año (2003), consiste en enviar por correo FEDEX un paquete que contiene un boomerang tallado en poliestireno hasta Australia a una dirección inexistente, una vez en su recorrido de ida y regreso busco e imprimo los reportes de internet que informan sobre el estado y la ubicación del paquete, al retornar no muestro en la exposición el paquete sino los reportes como una manera de paisaje y cartografía digital e internáutica. La discusión en torno a la relación entre los medios tradicionales y los nuevos medios al pensar en escultura es clara en este proyecto que en defrinitiva, señala el constante tránsito del hombre entre el mundo atómico y el de bytes. Una acción en armada sobre desde el pensamiento escultórico pero que apela al uso del correo y la vigilancia por internet para lograr algún tipo de comprobación visual del gesto.

“En Boomerang 2003 ya había intentado darle la vuelta al mundo en una reflexión sobre la levedad y la pesadez. Envió un boomerang por correo certificado alrededor del mundo mientras el tiraba un bloque de mármol de Carrara contra un muro para que regresará, igual que la naturaleza del boomerang: lanzarlo y esperar su regreso. Mientras el boomerang había vuelto más pesado (estampillas y marcas que el boomerang había ganado en cada destino), el mármol había regresado a él cada vez más liviano (el choque contra el muro le había alivianado aun sin cambiar su naturaleza). En La vuelta al mundo en ochenta días, Mr. Fogg y Passpartout han perdido más de lo que han ganado a lo largo del viaje, pero la experiencia se ha convertido en su bola de mierda. Cuando regresan a Londres será su equipaje interno el que haya ganado pesadez. Esa levedad no implica que el contenido en la obra de Opazo sea una razón de peso. Milan Kundera describe como las bibliotecas europeas son mares de letras sin peso, mientras que un solo libro prohibido “significa infinitamente más que millones de palabras que vomitan nuestras universidades”,(tomado del texto Equipaje Ligero de Cristian Padilla, con motivo de la exposición Territorio Fugitivo, Galería Gabriela Mistral Santiago de Chile

Surge entonces en mi proceso la idea de ESCULTURA BLANDA, que se refiere al momento en que los nuevos medios y las artes electrónicas nos recuerdan el mundo que se puede tocar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s